fbpx

Si hay algo que siempre es un problema es dividir el monto de una compra entre varias personas.

Un presente entre compañeros de oficina, un regalo para un familiar, una compra al mayoreo entre vecinos… la situación se repite y el desenlace también:

Que “no tengo cambio”, que  “no ando efectivo”, que “mañana te pago” son las respuestas más escuchadas. Muchas veces terminamos perdiendo dinero por no querer insistirle a una persona para que nos dé lo adeudado.

Y no es que haya maldad en el acto, sino que el dinero en efectivo es la raíz del problema, porque si no tenés en ese preciso momento no hay forma de pagar, y luego toca ir a la casa a buscar, o al cajero a retirar.

También hay personas que le piden a otra que ponga su parte, lo cual enreda aún más las cosas.

Para evitar este embrollo no hay mejor solución que utilizar la tecnología a tu favor, porque desde hace un tiempo para acá fueron apareciendo un montón de soluciones digitales para que puedas pagar, pasar plata e incluso pedirla a través de tu teléfono.

Estas aplicaciones como Kash, Omni Moni o Pei se conectan a una o más cuentas bancarias que tengas y te permiten gestionar tu dinero de manera centralizada, ágil y segura, con el agregado de que las comisiones son mucho más bajas que al transferir dinero desde la app de tu banco.

Pero no todas las aplicaciones tienen las mismas ventajas. Por ejemplo Pei tiene la novedad de que te permite enviar pedidos de plata, haciendo mucho más sencillo el proceso de cobranza.

Si la situación es al revés y esta vez te toca a vos poner tu parte, Pei tiene otra novedad, que es que podés pasar plata a personas que no tienen ninguna aplicación instalada.

Así, si tus conocidos no son tan amigos de la tecnología como vos, la aplicación les envía un SMS para que, con solo poner su número de cuenta bancaria, reciban el dinero que les pasaste. 

Gracias a la tecnología ya no tendremos que andar corriendo detrás de nadie para que nos hagan un pago ¿Alguna vez pensaste que sería tan sencillo?